"¡AY, CARMELA!"

Programación Enero-Febrero

 

  VIERNES 13 DE ENERO  
   

TEATRO

   
         
   

 

"¡AY, CARMELA!"

   
         
   

 

La persistencia de

Carmela

JOSÉ SANCHIS SINISTERRA

Tres décadas y media después de su estreno (1987), esta modesta “elegía de una guerra civil” -cuya “acción no ocurrió en Belchite en marzo de 1938”- parece no obstante empeñada en levantar su enjuto tinglado escénico más allá del tiempo y del espacio. También del espacio, sí, ya que, a pesar de las coordenadas locales de su trama (España, Aragón, Belchite…), Carmela y Paulino no han cesado de echar raíces en países y ciudades tan distantes y distintas como Londres, Francia, Turquía, Chile, Berlín, San Petersburgo, Grecia, Cuba, Sarajevo, Argentina, Estocolmo, México, Australia… y un largo etcétera. Por no hablar de los numerosos montajes que siguen proliferando por la geografía española.

Tal diversidad de horizontes e idiomas acabaron por revelar al autor que el tema de su humilde tragicomedia no es tanto -o no solo- nuestra Guerra Civil, cuyo cincuenta aniversario pretendía evocar en medio de una vertiginosa Transición, quizás tentada en exceso por el deseo de olvidar. Más bien fue descubriendo que “¡Ay, Carmela!” trataba del deber de los vivos para con “los muertos que no quieren borrarse”. O, dicho de otro modo, que entre las risas y lágrimas que la precaria compañía ambulante suscita (Carmela y Paulino, Variedades a lo fino) se va imponiendo el recurso inexcusable a la memoria de los vencidos… quizás para evitar lo que podríamos llamar la “segunda muerte de los muertos”.

Y esta problemática, al parecer, sigue teniendo resonancia en los cuatro puntos cardinales de la Historia reciente...

 

Sobre un hondo suspiro:

¡Ay, Carmela!

JOSÉ CARLOS PLAZA

Carmela vuelve una y otra vez. Vuelve su recuerdo contra el olvido. La evocamos para que su espíritu no se pierda en el cómodo mundo de la indiferencia. Vuelve a alertarnos, a gritarnos con su presencia que el huevo de la serpiente, que siempre ha estado ahí, se está rompiendo.

Nuestro sueño de un mundo de tolerancia, de comprensión, de permisividad hacia lo diferente, de igualdad, de solidaridad, de justicia social se va resquebrajando y el mundo fascista de intransigencia, terquedad, obstinación, testarudez avanza tan incompresible como imparablemente. Carmela es nuestra memoria y nuestra culpa como lo es de “El Paulino” , el “cagón”. ¿A quién nos recordará?

Pero ahí está Carmela con su verdad, su vitalismo, su pasión y su valentía. Carmela: ejemplo de amor hacía la vida y hacia los demás, valores que está dentro del alma de las buenas personas. Carmela: reivindicación de la bondad tan denostada en estos días.

Carmela es divertida, brillante y descarada. Pura raíz, pura sangre. No piensa mucho, convive con los que la rodean, siente y padece. Un ser sin cultura, sin sofisticaciones, sin prejuicios que es carne viva, sensible al dolor de los demás.

Y Carmela se sacrifica porque no puede vivir en un mundo podrido. “Pobre país que necesita
héroes”.

Y nosotros cogemos aire con la mayor alegría y profundidad posibles para volver a suspirar:
!Ay, Carmela!

 

Reparto:

María Adánez
Pepón Nieto

Dramaturgia y dirección
José Carlos Plaza

Compañía: PENTACIÓN ESPECTÁCULOS.

Duración: 100 minutos.

  

RED DE TEATROS DE CASTILLA Y LEÓN  

   
   

 

   
         
     

 

 

 

Fecha: 
Viernes, 13 Enero, 2023 - 20:30
Imagen: